Incapacidad para servir

el el . Visto: 1708

Incapacidad

El cuerpo de Cristo está compuesto por muchos miembros, y cada cual tiene una tarea apropiada para él. El ojo no oye como el oído, ni el oído ve como el ojo; cada miembro desempeña su tarea según el lugar que le corresponde en el cuerpo.

El cuerpo de Cristo está compuesto por muchos miembros, y cada cual tiene una tarea apropiada para él. El ojo no oye como el oído, ni el oído ve como el ojo; cada miembro desempeña su tarea según el lugar que le corresponde en el cuerpo. Se te ha confiado una tarea según el lugar que te corresponde en el cuerpo de Cristo. Romanos 12:5

¿Acaso es ocioso ocuparte en consolar, aliviar y apoyar a los demás? Es un servicio tan importante que los ángeles son empleados para ello, siendo considerada su tarea más adecuada. Cuando el Señor quería animar a los hijos de Israel al arrepentimiento, les enviaba un profeta. Pero cuando quiso consolar, fortalecer y animar a Gedeón, no envió a un profeta, sino a un ángel. Cuando Cristo subió al monte Tabor para su transfiguración, no se dice que los ángeles le atendieron; pero cuando sudó sangre en el huerto, acudió un ángel a consolarle y ministrarle. ¿Por qué? Porque es tarea angelical consolar, aliviar y apoyar a otros en su dolor. Es una gran bendición ser utilizado por Dios en cualquier labor o servicio. Cuanto más sirve uno a Dios, más le honra; y cuanta más honra a Dios, más se honra a sí mismo. De manera que, para Dios, cuanto más servimos en el mundo, más importantes somos y más dignos de honor a sus ojos.

Así también evitamos la fuerza de las tentaciones; el ocio aumenta la tentación. Cuando trabajamos menos para Dios, entonces más se afana Satanás alrededor de nosotros. El hombre desocupado aprende a hacer el mal.

Cuanto más servicial y útil sea alguien para Dios, más tendencia y disposición tendrá el Señor a perdonar sus equivocaciones. Rahab mintió al decir que los espías se habían marchado cuando los había escondido en su azotea. Pero el Señor la perdonó. ¿Por qué? Porque creyó y fue útil, y sirvió a las intenciones de Dios para su época. Si examinas el Números 12, verás que, aunque Aarón y María cometieron un mismo pecado al envidiar y murmurar contra Moisés, el Señor guardó a Aarón, pero tocó a María con la lepra. ¿Por qué Aarón no quedó leproso igual que María? ¿Acaso pecó menos que su hermana? ¿Aarón confesó su pecado y María no? María también confesó, como mujer piadosa que era.

Aarón era el sumo sacerdote. De haber sido tocado con la lepra, su ministerio habría sido deshonrado en alguna medida y habría cesado durante algún tiempo la obra de Dios. Aunque falló en esto, en otros aspectos era un hombre muy útil y servicial, y Dios mostró su disposición a perdonar a esta clase de persona antes que a otra. Si uno desempeña un servicio o una obra especial para Dios, el Señor no solo perdonará sus errores, sino que, si trabaja fielmente, le bendecirá y le dará amor y favor.

Caleb y Josué llevaban esta impronta de amor y favor. De todos los personajes de las Escrituras, se dice de Caleb que siguió plenamente al Señor; y esto era un don de Dios mismo, según Números 14:24 ¿Por qué Dios dignificó así a Caleb? Por su fidelidad en la obra y el servicio que Dios le había llamado a desempeñar. La persona servicial es la única que vive y habla aun cuando muere. Se dice de Abel que «muerto, aún habla» Hebreos 11:4. Un sacrificio más excelente que el de su hermano mayor: el trabajo y servicio de su día. Pero si Dios no quiere usarme, ¿por qué desanimarme ni quejarme? ¿Acaso Dios no es libre de utilizar a quien Él quiera? ¿La vasija tiene derecho a preguntar al alfarero por qué la deja de lado?

  1. 1. El servicio a Dios tiene dos aspectos. A veces es una labor especial a la que alguien es llamado y otras veces se trata de la obediencia normal a los mandamientos de Dios.
  2. 2. En cuanto al servicio para una labor especial, este también varía. A veces, Dios llama a uno a una clase de servicio, y otras veces a otra. Tiene varias maneras de utilizarnos. Utilizó a Moisés para dar la Ley y a Esdras para restaurarla. Utilizó a ambos, pero de maneras muy distintas.
  3. 3. Aunque Dios me mantenga distante por ahora, tal vez me emplee después. Dios utilizó a José, pero primero le mantuvo distante; utilizó a Moisés, pero primero le mantuvo distante; utilizó a David, ¿y primero no le mantuvo distante? Entonces, aunque Dios me mantenga distante por ahora, tal vez me utilice después.
  4. 4. Uno puede ser utilizado por Dios para alguna labor especial y terminar perdido de todas maneras; y al contrario, uno puede verse dejado de lado y llegar al Cielo después. Hay muchos buenos cristianos que nunca fueron llamados ni utilizados para una obra especial; pero están en el Cielo y estarán allí por toda la eternidad.

Entonces, aunque no te veas utilizado como otros, con toda seguridad careces de motivos para desanimarte al respecto.

  1. 5. Si el cristiano debe gozarse en el servicio de los demás, ¿por qué te desanimas al ver que los demás son utilizados y tú no? Las obras más grandes de Dios no siempre se hacen con los mejores dones y con las mejores aptitudes.

Gedeón hizo una gran obra para Dios en su generación, pero dice en Jueces 6:15. Pero el Señor le dijo: «Ciertamente yo estaré contigo, y derrotarás a los madianitas como a un solo hombre» v. 16. Nuestras mejores capacidades para la obra de Dios son el hálito del Espíritu de Dios.

Aunque la obra del Señor no se hace con ejército, ni con fuerza, sino con el Espíritu. Pero aunque el Espíritu no siempre obre igual, si Dios te llama a un servicio o a una labor en particular, tendrás toda la ayuda necesaria. Antes de que Moisés emprendiera su labor, se quejaba de su falta de capacidad, de falta de elocuencia; pero, cuando ya se sintió bien en su trabajo, no se quejó más. El llamamiento de Dios es nuestro muro y nuestra fuerza.

Por tanto, nuestra fuerza consiste en el llamamiento divino, y no en nuestra propia capacidad; un poco de ayuda cálida es mejor que mucha capacidad fría y rancia.

Quizá digas: Temo que el Señor no me haya llamado a esta obra y que sea un intruso en la obra de Dios, porque me falta capacidad. No, a veces el Señor primero llama a alguien y después le da las aptitudes, por lo que no tienes motivos para llegar a esta conclusión.

Los Apóstoles fueron llamados primero a su oficio y después Cristo les capacitó, como vemos en 2 Corintios 3:6 ¿Cuándo fueron capacitados? ¿Antes de ser llamados? No, sino después. El llamamiento divino no es como el humano; el llamamiento humano siempre presupone las aptitudes, mientras que el divino a veces las trae consigo.

Recuerda esto: cuanto más te flaqueen las piernas, más fuertemente debes asir la mano de la misericordia divina. ¿Te encuentras con muchas dificultades? ¿Acaso existe alguna virtud o acto virtuoso que no tenga una piedra sobre ella? Cuando Moisés quiso sacar a los hijos de Israel de Egipto, ¿acaso no recibió un llamamiento claro? ¡Pero qué abundancia de dificultades encontró en su camino! Cuando los judíos salieron de Babilonia, ¿acaso no se encontraron con muchas dificultades: unas al salir, otras en el camino y otras al construir el Templo? ¿Pero acaso no recibieron un llamamiento claro a la obra? Sin duda. Entonces, tú bien puedes tener un llamamiento claro al trabajo y servicio y encontrarte con dificultades. Por eso no tienes motivos para desanimarte al respecto.

Quizá digas entonces: Esto no es lo que me abruma. He trabajado según mi pobre capacidad y he tenido una voluntad sincera de servir al Señor en mi generación; pero me esfuerzo y me esmero para nada. Trabajo sin éxito; me esfuerzo para nada; y por eso me desanimo. Porque tal vez te equivoques en cuanto al éxito; tal vez tengas mucho éxito sin saberlo.

Hay un tiempo en que la semilla queda escondida en la tierra. ¿Acaso el granjero se queja en ese momento de la falta de éxito al sembrar? El buen médico no pierde la recompensa aunque muera el paciente; tampoco tú perderás tu recompensa aunque no tengas éxito.

El verdadero cristiano hace la obra de Dios sin hacer mucho ruido ni atraer la atención.  El cristiano no tiene motivos para desanimarse en cuanto al trabajo y servicio, independientemente de cuál sea el resultado.

 

Palabras de nuestros ministros

mano alzada

Pastor General: Gerardo Guevara

Tenemos Visión: Nuestra visión es proveer un ambiente donde las personas puedan descubrir la eternidad a través de la enseñanza Bíblica, la adoración y la alabanza.

Biblia Abrir

Ministro Alabanza: Christian Nkoma

En TDA experimentamos el toque de Dios, expresamos nuestro amor a Él mediante una adoracion genuina. Cantamos con alegría porque Él ha cambiado nuestras vidas y es digno de alabanza.

Lectura Bíblica

38 Pedro les contestó: —Pídanle perdón a Dios, vuelvan a obedecerlo, y dejen que nosotros los bauticemos en el nombre de Jesucristo. Así Dios los perdonará y les dará el Espíritu Santo. 39 Esta promesa es para ustedes y para sus hijos, y para todos los que nuestro Dios quiera salvar en otras partes del mundo; TLA

Hechos 2:38-39