Las casas tienen un valor de venta; los terrenos pueden ser vendidos y vueltos a comprar. Se puede perder una reunión y volver a ponerse en el calendario, pero no se puede reponer el tiempo.

SE HA DICHO QUE EL TIEMPO ES UNO DE NUESTROS MÁS PRECIADOS RECURSOS. Por el hecho de que no puede ser renovado, esto es evidentemente cierto. Pero su alto valor no solo se debe a su naturaleza efímera.

LA FASCINANTE REALIDAD ES QUE EL DIOS ETERNO NOS DIO EL TIEMPO PARA QUE LO USEMOS PROVECHOSAMENTE. EN EL SENTIDO GENERAL, LA VIDA ES UN PLAZO LIMITADO, SÓLO UNA VENTANA BREVE PARA TRABAJAR Y PARA AMAR.

Podemos ser capaces de aumentar nuestras habilidades, o incluso nuestra riqueza, pero a diferencia de Josué, que ordenó que el sol se detuviera, no podemos aumentar la longitud de un día o siquiera un tictac del reloj.

Josué 10:13

En cada momento de la vida, en cada circunstancia, tenemos que decidir entre varias cosas y nuestra decisión marca el rumbo del resto de nuestras vidas. Nosotros mismos somos quienes decidimos tomar la vida por su periferia, por cosas superficiales, sin provecho real, sin vivir la vida como lo que ella vale y representa.

Last modified on Miércoles, 04 Julio 2018 18:38
Rate this item
(0 votes)
More in this category: « Y aun mayores Dar es espiritual »
back to top